Carrito
Redes sociales
 

Uso y cuidados del corset

Recomendaciones y formas de uso

Una pieza muy especial

Un corsé es un tipo de prenda muy particular en la que debemos cuidar el modo en que la usamos tanto para alargar la vida a la prenda como para velar por nuestra comodidad y nuestro bienestar. A continuación os damos algunas pautas.

Cómo se pone

A la hora de ponerse un corsé, si es posible, siempre será más sencillo si alguien nos ayuda, pero también lo podemos hacer solos con un poco de práctica.

 

Primeramente debemos aflojar el área de las lazadas todo lo que sea necesario para no forzarlo al intentar cerrar la parte frontal. Una vez aflojado, ya se puede cerrar por delante (en el caso de llevar el cierre tradicional, el busk, suele ser más fácil enganchando los clips los inferiores, aunque esto depende de cómo mejor te resulte).

 

Cuando esté cerrado, se ajustarán las cintas de la espalda lo más posible respetando siempre unos márgenes de comodidad. Para ello, deberemos tirar de las cintas, ciñéndolas, desde los bordes superior e inferior hacia en punto de la cintura, donde se también se habrá de tirar para que quede bien ajustado. Mientras vamos ajustando, iremos colocando el panel trasero o modesty panel, para que quede lo más estirado posible y nos proteja bien de la fricción de las lazadas. Es muy importante realizar el ajuste con cuidado y poco a poco. Si lo hacemos bruscamente, forzaremos la prenda y podremos hacernos daño.

 

Una vez hayamos terminado de ajustar, los cabos sobrantes de la cinta quedarán en el punto de la cintura, que es donde ataremos la lazada.

Cómo se quita

Para quitarlo, realizaremos el proceso inverso. Primero desataremos las cintas que habíamos atado en el punto de la cintura e iremos aflojándolas con cuidado. A veces, movernos dentro del corsé, ayuda a aflojarlo de una manera natural.

 

Una vez aflojado lo máximo posible, se abrirá el cierre frontal (en este caso, si lleva busk, lo más sencillo es empezar por los clips inferiores).

Recomendaciones básicas

Sobre todo en vistas a las primeras veces que lleves corsés, no lo ajustes demasiado ni lo lleves demasiado tiempo seguido. Debes ir acostumbrándote despacio para asegurarte de que tu experiencia con el corsé sea perfecta y progresivamente podrás llevarlo más tiempo y más ajustado.

 

Evita comidas copiosas, y en el caso de ser ineludible, no lo ajustes demasiado. Cuando se lleva corsé, lo más recomendable es comer poca cantidad de una vez pero a menudo.

 

En los casos de ser llevado muchas horas seguidas, te recomendamos que tu piel esté bien hidratada para que el sudor no te irrite.

Corsé abierto

Te enseñamos algunos trucos en nuestros vídeos explicativos

Limpieza y conservación

Los corsés no deben lavarse frecuentemente ya que acelera el deterioro y no es necesario. Cada vez que se use se puede airear, sujeto por la parte de las lazadas. En el caso de los corsés de uso diario se pueden proteger del sudor usando “forros de corsé” que son prendas muy sencillas que se llevan bajo él y que podemos hacer bajo pedido.

 

En el caso de necesitar limpiarse, el método (en seco o a mano con jabón para prendas delicadas) dependerá de los materiales con que esté confeccionado (se indica en cada corsé). En el caso de lavar a mano, se recomienda secar en plano sobre una toalla evitando la acción directa del sol. NUNCA se ha de meter en la lavadora NI en la secadora.

 

Se pueden planchar en función de los tejidos con que esté confeccionado (el terciopelo, el PVC y la polipiel NO se pueden planchar). En caso afirmativo, recomendamos hacerlo a temperatura baja y SIEMPRE por el revés. La plancha NUNCA se ha de pasar sobre los elementos metálicos del corsé tales como son los canales para las ballenas, los ojetes y el cierre frontal, ni tampoco sobre los adornos.

 

Guárdalo con mimo. Es preferible que no esté almacenado en un lugar muy apretado y siempre ha de estar protegido por una funda para evitar roces con otras prendas. Puedes tenerlo en una percha por sus trabillas interiores, guardarlo en plano y si los adornos lo permiten, enrollado sobre sí mismo.

Uso diario

La mayoría de nuestros corsés no están pensados específicamente para un uso diario ya que en virtud del diseño utilizamos todo tipo de tejidos y adornos (un corsé de uso diario habitualmente será básico y de algodón). Si deseas que confeccionemos un corsé de este tipo especialmente para ti, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Indícanos cuáles son tus medidas, que medida de cintura de corsé debes llevar, qué tipo de silueta buscas… y lo confeccionaremos a tu medida.

Waist training

La búsqueda de la reducción permanente de cintura mediante el uso de corsé es una práctica de modificación corporal que recibe el nombre de waist training. Esta práctica, además de los corsés adecuados, requiere una estricta disciplina de por vida. Por ello, si bien podemos elaborar el corsé que necesitas, no podemos garantizarte que, una vez te lo quites, tu cintura siga siendo más pequeña, ya que tus hábitos y tu cuerpo son determinantes en los resultados.

 

Si quieres adentrarte en el waist training, pero nunca has llevado corsés, te recomendamos primero llevarlos de manera más casual para saber cómo te sientes dentro de ellos (puedes empezar por un corsé de reducción suave y después pasar a otro de reducción mayor). Asegúrate también previamente de no tener ningún problema de salud que pueda verse incrementado por esta práctica.

 

Para orientarte con las rutinas diarias del proceso, (qué medida de cintura tiene que tener tu primer corsé para no hacerte daño, las horas que debes llevarlo…) contacta con practicantes del waist training expertos. Ellos mejor que nadie podrán asesorarte.

Tight lacing

Práctica muy vinculada al waist training que consiste en poder llevar corsés con una reducción muy alta. El grado de reducción considerado tight lacing no está sujeto a medidas absolutas, sino que más bien se puede entender por proporciones. La mayoría de los tight lacers apoya que toda reducción más allá de un 20% de la medida de tu cintura natural se considera tight lacing.

 

Esta práctica, más radical que el waist training, normalmente no se entiende como algo constante sino como algo más bien pensado para ocasiones especiales. No obstante, poder llevar la cintura tan ajustada sí que requiere tener práctica llevando corsés reductores de forma habitual.

Corsé tight lacing

Más acerca del mundo del corsé Miss Self.Destructive en…